Venezuela se suma a la ola del FIBA Esports Open II

Los Esports o deportes electrónicos ya no son cosa de consolas en la habitación de una adolescente. El Comité Olímpico Internacional los considera cada vez con una mirada más seria, y la Federación Internacional de Baloncesto ha decidido innovar, de la mano de un joven venezolano, desarrollando el concepto de FIBA Esports Open, torneos abiertos en los que se enfrentan selecciones de todos los continentes.

Gustavo Arellano, jefe de Desarrollo Comercial de FIBA, y el suizo Nicolas Chapart, gerente del área digital de la entidad, son los cerebros detrás de este concepto, que se probó con éxito en el Open I, que durante tres días llegó a atraer a cinco millones de espectadores o “viewers”, tanto que para la segunda edición Olympic Channel decidió sumarse transmitiendo el evento.

La primera vez, 17 países armaron selecciones nacionales (cada una de siete integrantes: cinco titulares y dos suplentes, todos gamers élite de nivel 95 como mínimo) para medirse en áreas geográficas, para preservar la calidad de respuesta de los servidores. Armados de una consola Play Station 4 y jugando NBA 2K, se enfrentan en diversos sistemas de competencia, dependiendo de la cantidad de países participantes.

Para esta segunda edición son 38, divididos en cuatro áreas geográficas: África-Sudeste Asiático-Oceanía y Medio Oriente (que se midieron del 28 al 29 de noviembre), Europa (que con 17 países debió armar cuatro grupos de todos contra todos, para luego disputar cuartos de final, semifinales y final al mejor de tres partidos, entre el 12 y el 13 de diciembre) y América, dividida en Norte, Centroamérica y el Caribe, por una parte, y Suramérica, por otra, que se medirán este fin de semana, con el debut de Venezuela.

Buscando un futuro olímpico

Para comenzar a explorar  la floreciente industria de los Esports, el Comité Olímpico Internacional ha apelado a sus federaciones internacionales tradicionales, en lugar de hacerlo a través de la de deportes electrónicos, y esa es la vía que ha replicado FIBA, que se apoya en sus federaciones nacionales para armar el torneo.

Todas las entidades agrupadas en la máxima institución del baloncesto fueron convocadas a sumarse. Algunas han armado torneos clasificatorios, como Rusia, otras han abierto convocatorias públicas y otras más han confiado en las federaciones de deportes electrónicos de sus países.

Los jugadores no deben estar federados ni al baloncesto ni a los Esports, ni pagar ningún tipo de afiliación. Para preservar las normas sanitarias de confinamiento y distancia social, muchos juegan desde sus casas, pero hay países, como España, que han reunido a su equipo en un mismo escenario, para mayor espectáculo.

La vinculación del COI a través de Olympic Channel podría significar que el torneo es tomado como una experiencia piloto para unir los escenarios del olimpismo y los deportes electrónicos.

“Es la oportunidad de hablarle a una audiencia que no hemos podido alcanzar con nuestros productos tradicionales”, explica Gustavo Arellano. “Hemos ido aprendiendo sobre la marcha, pero creo que vamos en el camino correcto”.

Varias federaciones internacionales han organizado hasta el momento torneos de deportes electrónicos, pero esta será la primera vez que Olympic Channel esté incluido en la ecuación, con una transmisión que, además de mostrar la pantalla de juego, incluye la imagen de dos narradores. ¿Será el punto de partida para la proyectada asociación que ninguno de los dos, ni el COI ni los Esports, niega que persigue?

Deja un comentario