TOKIO 1964 – JAPÓN MUESTRA RENACIMIENTO Y RESISTENCIA

Hace cincuenta y seis años, Tokio vio la apertura de sus primeros Juegos Olímpicos. Ese momento es visto por muchos como un punto de inflexión para Japón. Los Juegos vieron al país emerger de las devastadoras consecuencias de la Segunda Guerra Mundial como un miembro unido y pacífico de la comunidad internacional, una potencia industrial global y un exportador de bienes tecnológicos de alta calidad.

Cuando Yoshinori Sakai corrió hacia el Estadio Nacional de Tokio, sosteniendo la llama olímpica el 10 de octubre de 1964, su participación en la Ceremonia de Apertura estuvo cargada de significado. Yoshinori, conocido como el “niño de la bomba atómica”, había nacido en Hiroshima 19 años antes, el 6 de agosto de 1945, el mismo día en que un bombardero estadounidense lanzó una bomba atómica sobre su ciudad.

Y ahora, subió corriendo un tramo de escaleras, sostuvo la antorcha en alto y encendió el caldero para abrir los Juegos de Tokio. Cuando las llamas se elevaron, señalaron no solo el comienzo de los Juegos, sino el renacimiento de un nuevo Japón.

Este Japón también proyectaba confianza, cultura y liderazgo tecnológico. De hecho, los Juegos presentaron tantas innovaciones que un periodista británico los denominó Juegos de “ciencia ficción”.

Unos 56 años después, mientras Tokio se prepara para albergar unos Juegos Olímpicos dignos de un mundo post-corona, los temas del renacimiento y la resistencia están una vez más en juego. Esta vez, Tokio simboliza la resiliencia de un mundo en medio de una pandemia global.

“En 1964, los primeros Juegos Olímpicos en Asia marcaron un nuevo comienzo para un Japón pacífico y dinámico entre la familia de naciones”, dijo el presidente del COI, Thomas Bach, en la ceremonia de encendido de la llama olímpica de Tokio 2020 en marzo de 2020. “Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 volverá a ser un símbolo de esperanza y confianza para todos los japoneses […] ”.

INNOVACIÓN TECNOLÓGICA Y DE DISEÑO

En ese entonces, la tecnología era un foco importante. Desde la transmisión por satélite y la televisión en color hasta el monorraíl y los trenes bala, los Juegos convirtieron a Tokio y sus alrededores en un punto de acceso para las nuevas tecnologías.

La tecnología de transmisión dio un paso de gigante para la humanidad, por ejemplo, cuando el gobierno japonés y la NASA colaboraron para lanzar un satélite de comunicaciones creado originalmente para uso telefónico. Usando nueva tecnología, el satélite transmitió señales de televisión en su lugar, transmitiendo los Juegos Olímpicos en vivo a un tercio del planeta.

El primer uso de micrófonos de captación cercana y repeticiones en cámara lenta mejoró la experiencia, mientras que las computadoras permitieron que los televisores mostraran los tiempos de los atletas. Y aunque la mayoría de los espectadores vieron en blanco y negro, algunos eventos, como la ceremonia de apertura, lucha, voleibol, gimnasia y judo, se transmitieron en color por primera vez.

Otras innovaciones incluyen bajar la medición del tiempo de 1/100 º de un segundo ligando el disparo de salida a una cámara de reloj de cuarzo y foto-finish. Mientras tanto, los saltadores con pértiga cambiaron los postes de aluminio por versiones más ligeras y flexibles.

El uso de gráficos para superar las barreras también fue nuevo y tuvo un impacto en el diseño gráfico durante las décadas siguientes. Tokio 1964 fueron los primeros Juegos en introducir pictogramas, que han seguido siendo un elemento importante de todas las ediciones de los Juegos Olímpicos que siguieron. Tokio 2020 ha llevado este legado aún más lejos al crear los primeros pictogramas deportivos cinéticos olímpicos y paralímpicos.

De manera similar, los organizadores de Tokio 1964 reemplazaron los símbolos nacionales tradicionales de Japón con diseños modernos y futuristas. La responsabilidad de la apariencia de los Juegos recayó en Yusaku Kamekura, considerado uno de los fundadores del diseño gráfico japonés de posguerra. Apasionado por el arte abstracto y muy estilizado, produjo el conocido emblema de los Juegos de Tokio.

INFRAESTRUCTURA

El legado de los Juegos había comenzado mucho antes de 1964. Tan pronto como Tokio fue seleccionada para albergar los Juegos, aceleró sus planes de desarrollo para la ciudad, construyendo nuevas viviendas, hoteles, parques y mejorando el suministro de agua y alcantarillado. Además del glamoroso Tokyo Prince Hotel, el Hotel New Otani de 17 pisos se convirtió en el edificio más alto de la ciudad.

También se aceleraron las mejoras de carreteras y ferrocarriles. La línea de tren de alta velocidad Shinkansen entre Tokio y Osaka, conocida como “el tren bala”, abrió apenas nueve días antes de que comenzaran los Juegos. El tren más rápido del mundo en ese momento, fue uno de los legados más emblemáticos de los Juegos y luego se expandió para llegar a otras partes del país.  

Otras actualizaciones también dejaron un gran impacto. El monorraíl de Tokio fue el primer monorraíl del mundo utilizado a escala para el transporte urbano. Para 2019, transportaba a casi 300,000 pasajeros cada día de la semana en su pista ahora de 17.8 kilómetros. Mientras tanto, los Juegos ampliaron el metro de Tokio y la Metropolitan Expressway, una gigantesca red de carreteras, que alivió la congestión del tráfico en lo que se ha convertido en la ciudad más grande del mundo.

Los Juegos también dejaron su huella de otras formas. Ellos provocaron la apertura de clubes deportivos y clínicas de entrenamiento en todo el país, ayudando a establecer el deporte como una parte integral de la vida de los japoneses.

Este legado comenzó en 1961 cuando el gobierno japonés introdujo “la Ley de Promoción Deportiva”, que estableció medidas para promover el deporte a nivel local y nacional. La nueva Asociación de Clubes Deportivos Juveniles de Japón (JISA) ayudó a más niños a acceder al deporte y, para 2018, contaba con 650.000 jóvenes involucrados en 31.000 clubes deportivos en todo el país.

De estas y otras formas, los Juegos de Tokio ayudaron a unificar a la población japonesa. La amplia cobertura televisiva ayudó a crear un sentido de experiencia nacional compartida, mientras que las repetidas repeticiones de la película olímpica oficial en las próximas décadas cimentaron los Juegos en la memoria nacional.

CON INFO COMITÉ ORGANIZADOR TOKYO 2020

Deja un comentario