Las pruebas genéticas antidopaje podrían estar en Tokio 2020

Este procedimiento arrojará resultados en la identificación de cambios en la firma genética del cuerpo, luego de transfusiones de sangre o uso de materiales prohibidos que aumentan la producción de glóbulos rojos  

(Prensa Comité Olímpico Venezolano – miércoles 06 de noviembre de 2019)

Una nueva “arma” contra la lucha antidopaje podría hacer su aparición oficial en los Juegos Olímpicos de Verano Tokio 2020. Se trata de pruebas de secuenciación genética en atletas a partir de su sangre y que podrían llegar a descubrir cualquier tipo de sustancia ilícita con más acierto que otros métodos que se usan actualmente.

El Pdte. Del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, fue el encargado de revelar esta noticia durante su discurso ofrecido en la sesión inaugural de la quinta Conferencia Mundial sobre Dopaje en el Deporte organizada por la Agencia Mundial Antidopaje (WADA). Bach, afirmó que esto dependerá de la aprobación de WADA en última instancia, pero que unido a las pruebas de manchas de sangre seca (DBS) podrían ayudar a desenmascarar a los tramposos que llegan con malas intenciones a los juegos.

“Con la investigación sobre la secuenciación genética progresando bien, este nuevo enfoque podría ser un método innovador para detectar el dopaje sanguíneo, semanas o incluso meses después de que tuvo lugar”, añadió el dirigente.

En teoría, a futuro la técnica de la secuenciación genética se utilizaría para identificar el dopaje utilizado de diferentes maneras. Sin embargo, actualmente el dopaje sanguíneo será la primera parada que será puesta a prueba en este innovador sistema. Específicamente este procedimiento arrojará resultados en la identificación de cambios en la firma genética del cuerpo, en las dos formas que se conocen de dopaje sanguíneo: la transfusión de sangre o la aplicación de materiales prohibidos que aumentan la producción de glóbulos rojos.  

A diferencia de otras formas de dopaje en las que su efecto no puede ser detectado luego de un tiempo, el cambio en la firma genética puede detectarse después de semanas e incluso meses.  Por ello, si no es aprobado este método para Tokio 2020, las muestras tomadas ahora serán revisadas a futuro cuando ya sea parte del programa antidopaje mundial de la WADA.

Lo que sí es seguro, es que la fecha o evento tope en el que esta técnica debe estar a disponibilidad de la lucha antidopaje serán los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing 2022.

Deja un comentario