Patricia Velutini: “Estamos tratando de gestionar un protocolo especial”

Entre los muchos logros deportivos de Flor Isava, también se encuentra la cración de la Federación Venezolana de Deportes Ecuestres un 29 de abil de 1947.

Flor Isava, triple campeona nacional de deportes ecuestres, fue la primera mujer integrante del Comité Olímpico Internacional y comisionada especial de la Presidencia de la República para asuntos deportivos, entre tantos otros aspectos que cubre su labor en el deporte.

La leyenda de nuestro deporte, creó el Campeonato Confraternidad de Amazonas. Lleva la justa a toda América del Sur, con ediciones en Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Chile, Argentina, Uruguay y Brasil y es una avanzada para la época al lograr que todos los países presten sus caballos a los jinetes y amazonas visitantes, y así evitar el costoso traslado de los caballos entre naciones.

Patricia Velutini, Presidenta de la Federación Venezolana de Deportes Ecuestres

A sus 73 años de existencia, el deporte ecuestre nacional trata de superar la pandemia del coronavirus: “Estamos tratan de gestionar un protocolo especial para la actividad ecuestre. Los atletas pueden estar en su casa haciendo preparación física, pero los caballos en una cuadra de 3×3 metros, no. Es muy fuerte para los caballos”, afirma Patricia Velutini, presidenta de la Federación Venezolana de Deportes Ecuestres.

“Los caballos no pueden estar en una sala entrenando con videos. Además, en nuestra actividad somos pocos y nuestro deporte ya promueve el distanciamiento social, con un protocolo bien establecido. La preocupación es el bienestar de los animales”, comenta Velutini, sobre una disciplina que al menos requiere tres horas al día de actividad y al momento, los ejemplares solo logran 15 minutos, debido al poco personal en labores.

“Los caballos están perdiendo musculatura, comiendo menos y perdiendo la forma física y cardiovascular”, sostiene Velutini. El deporte ecuestre venezolano debutó en los Juegos Olímpicos de Melbourne 1956 con la participación de Victorio Molina, Roberto Moll y Josué Rivas.

Deja un comentario