María Acosta en la lucha por un 2019 productivo

El sueño de todo atleta es asistir a unos Juegos Olímpicos, pues es la mayor recompensa para el arduo trabajo que realizan día a día. Y aunque María Acosta ya saboreó las mieles de clasificar a Río 2016, sus ilusiones de cumplir nuevamente su objetivo se mantienen intactas; pero para ello, primero deberá superar exitosamente el 2019.

La venezolana, quien se desempeña en la lucha estilo libre en la categoría de los 76 kilogramos, se encuentra muy centrada en su carrera deportiva, en la que planea destacar en 2020, pues su próximo objetivo es hacer acto de presencia en los JJOO de Tokio, donde ansia conquistar una medalla. “Mi logro más grande fue clasificar a unos Juegos Olímpicos. Creo que es el sueño de muchos atletas. Espero en este nuevo ciclo poder cumplir de nuevo mi sueño de ir a unas Olimpiadas y subirme al podio que es el máximo sueño”, comentó la deportista criolla, quien habló de lo que ha sido su largo recorrido en la disciplina. “Me inicié en la Unidad de Talento Deportivo, que funciona desde hace muchos años. Después me vine a Caracas y entré en la Selección Nacional, comencé a viajar desde muy corta edad a Campeonatos Internacionales y Juegos Centroamericanos de mi categoría, y desde ahí me he mantenido dándole resultados a mi país”.

Sin embargo, Acosta añadió que el camino no ha sido fácil, pues ha debido atravesar por situaciones complicadas, las cuales, pese a ser difíciles, la han ayudado a convertirse en la atleta de hoy en día. “Me ayudó mucho cuando clasifiqué a las Olimpiadas porque venía de una lesión y eran momentos difíciles en mi carrera, pero yo me repuse y lo logré”, destacó. “Desde ese momento siento que la mente juega mucho con el deporte, porque canalizas lo que quieres con la mente y lo puedes lograr; siempre y cuando sea con sacrificio, dedicación y entrenamiento, porque nada llega gratis”, explicó la deportista Olímpica.

Además, la venezolana de 27 años ha aprendido que las experiencias en la lucha son muy similares a las que afronta en la cotidianidad, debido a que dichas vivencias la hacen crecer no solo como atleta, sino también como persona. “Una vez perdí un chequeo aquí en Venezuela y eso me tocó mucho, porque tuve que empezar de cero. Entiendes que todos se caen, pero está en que te levantes. Eso es lo que te hace llegar lejos en la vida y en el deporte”, atizó Acosta, quien este año espera obtener buenos resultados en el Campeonato Mundial Clasificatoria de lucha y los Juegos Panamericanos en Lima a celebrarse a mediados de año.

A finales de enero, la luchadora recibió la invitación de la Federación Internacional de Lucha para entrenar en la India, experiencia que la venezolana valora mucho, pues será la única representante de nuestro país en obtener dicho beneficio. “Espero aprovechar al máximo esta oportunidad. Quiero crecer como atleta y como ser humano. Sé que será muy difícil, pero ansío seguir escalando para obtener medallas”, finalizó.

Deja un comentario