Liga Venezolana de Voleibol: plataforma de lujo

Diez de los 14 integrantes de la selección nacional que el domingo logró el cupo a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, jugaron en la última temporada de la Liga Venezolana de Voleibol, torneo cuya organización promueve año tras año el Comité Olímpico Venezolano, como una forma de mantener en acción a los jugadores criollos antes de su incorporación a clubes del exterior.

El volumen y la continuidad de juego que la LVV dio a esos jugadores, así como la proyección que muchos de ellos lograron en ediciones anteriores, formaron parte del bagaje con el que la selección se presentó al Preolímpico de Chile.

“La mayoría de los jugadores que hacen vida en el continente americano participan en las Ligas Europeas, que tienen un tiempo de duración de cuatro a cinco meses. Otras se juegan en periodos un poco más largos, y en los tiempos libres la mayoría de los jugadores vuelven a sus países y participan en las ligas nacionales”, explicó el presidente de la LVV, del COV y del equipo campeón Deportivo Anzoátegui, profesor Eduardo Álvarez.

“Las ligas nacionales se convierten en un espacio para mantener la actividad, para que el público pueda ver a los talentos de su país, y para que haya una preparación física constante que necesitan los atletas de alto rendimiento”, agregó el profesor Álvarez. “El que no tenga actividad deportiva durante la pausa en su país no va a tener el mismo resultado competitivo cuando regrese a su club”.

De allí se desprende el valor de una experiencia como el de la LVV. El equipo campeón, Deportivo Anzoátegui, contó en la última temporada con figuras como el punta Eliécer Canelo, el central Roberth Oramas, el armador Armando Velásquez, el líbero Héctor Mata y el opuesto Luis “Maíta” Arias, algunos de ellos decisivos en el Preolímpico.

La Liga Femenina también incluyó en sus divisas a 10 de las 14 jugadoras que trataron de conseguir el boleto a Tokio 2020 en el clasificatorio de Bogotá.

“Eso significa un gran volumen de trabajo y entrenamiento para el grueso de la selección, a lo mejor no con una exigencia de muy alto nivel, pero sí con continuidad, con sistemas de entrenamiento. Y lo más importante es que los entrenadores que están involucrados con las selecciones nacionales también participan en las ligas”, destacó Álvarez.

La LVV se realiza con aportes de empresas e instituciones tanto oficiales como privadas, incluyendo el Fondo Nacional del Deporte, y en gran medida con los recursos económicos del sistema de ligas que incluye el COV entre sus programas.

“Creo que lo más importante es la incorporación de las selecciones nacionales de menores, que a través de las ligas comienzan a proyectar atletas para los equipos mayores”, apuntó el profesor Álvarez, quien promovió la inclusión de la selección de menores como plantilla del DANZ en temporadas pasadas. “Un jugador como Canelo estuvo con la selección nacional y se vio como un atleta con muchísimo futuro en un deporte tan difícil, tan ágil y tan técnico como el voleibol”.

Deja un comentario