La esgrima puede aspirar a ser olímpica en todas las armas

Venezuela mantiene vivas sus opciones en todas las armas para asistir a la esgrima de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, encabezada por el campeón de Londres 2012 Rubén Limardo, quien en este momento se encuentra matemáticamente dentro de la franja de clasificación.

La espada masculina y femenina (representada por la dos veces olímpica María Gabriela Martínez), y el sable de damas (a través de Alejandra Benítez), mantienen opciones de sumarse por la vía del ranking mundial, pero en caso de no alcanzar el cupo de esa forma, les resta la alternativa del Preolímpico Panamericano de Panamá, que se realizará del 14 al 18 de abril, y entregará una plaza en cada arma. Esta será también la opción para el florete de hombres y mujeres y para el sable de varones.

Los ocho primeros del ranking olímpico en cada arma, tres integrantes de cada uno de los ocho equipos mejor ubicados y los primeros de cada continente obtienen su pase por la vía del escalafón, que ofrecerá su primer reporte de clasificación el 4 de abril.

“A nosotros nos beneficia que ni Estados Unidos ni Canadá son contendores de los cupos de América, porque o están clasificando por equipos o tienen a atletas entre los ocho mejores del mundo”, explica el presidente de la Federación Venezolana de Esgrima, Francisco Marín.

Si el ranking olímpico cerrara mañana, Rubén Limardo avanzaría como el mejor de América en la espada. El equipo mantiene una muy remota posibilidad, que ya no depende de su propio accionar, sino de que Estados Unidos no vuelva a sumar, para desplazarlo del cupo continental, o, por el contrario, que se consolide entre los cuatro primeros del mundo.

María Gabriela Martínez, por su parte, depende de que la campeona mundial, la brasileña Nathalie Moellhausen, se sume por la vía del top-8, para adueñarse del cupo continental del ranking mundial.

La negativa de la visa para participar en el Grand Prix de Montreal complicó las opciones de Alejandra Benítez de disputar sus quintos Juegos Olímpicos consecutivos, pues ha quedado a la zaga de la canadiense Gabriella Page y la argentina María Belén Pérez, aunque todavía le restan dos Copas del Mundo para jugarse su suerte.

“En todo caso, si María Gabriela y Alejandra no llegan a entrar por ranking, sabemos que ellas son las que disputarán el Preolímpico”, anuncia Marín.

En el resto de las armas, la federación ha dado instrucciones al cuerpo técnico de que adelante el diseño de la fórmula para definir a los que asistirán al Preolímpico, pues hasta el momento no hay evidencia concluyente que favorezca a uno sobre el resto.

En el florete femenino, Annabella Acurero e Isis Giménez participan este fin de semana en la Copa del Mundo de Turín, pero el resultado de ese evento podría no ser suficiente para decidirse entre las dos.

En el sable masculino, Eliécer Romero, José Félix Quintero y Abraham Rodríguez son los candidatos para el Preolímpico. Solo el primero de ellos ha estado participando de forma más o menos estable en el circuito mundial.

En el caso del florete de varones, la situación es más o menos la misma del femenino, pues no han participado en eventos internacionales.

“Lo importante es diseñar la fórmula de selección de manera tal que ya ese nombre esté definido en marzo, para poder organizar una ruta de preparación de un mes con los elegidos, y que lleguen en la mejor forma posible”, explicó Marín.

Deja un comentario