COMITE OLIMPICO VENEZOLANO

Tradicional Misa del Deporte recorre el país

Como sucede cada 6 de enero desde 1945, este domingo la familia del deporte inicia su año reunida, para dar gracias por las hazañas cumplidas, hacer votos de juego limpio, ofrecer dar el mejor esfuerzo en cada lance y pedir por un 2019 de éxitos en la cancha.

La tradicional Misa del Deporte, que durante 57 años se celebró únicamente en la iglesia de la Divina Pastora, en la parroquia La Pastora, se oficiará en cada templo principal de los 24 estados del país, como se decretó en 2003, durante el período del profesor Aristóbulo Istúriz como Ministro de Educación, Cultura y Deporte, y del también profesor Eduardo Álvarez (hoy presidente del Comité Olímpico Venezolano) como viceministro de Deporte.

Dirigentes, entrenadores, atletas, funcionarios y amantes en general de la actividad deportiva se reúnen cada año en un acto litúrgico que se instauró en 1945, cuando el párroco de La Pastora, monseñor Francisco Castillo Toro, la ofició por primera vez, en aquella oportunidad para rendir homenaje a José Pérez Colmenares, parte de los Héroes del ’41, campeones mundiales de beisbol en La Habana, quien junto al también pelotero Salvador Argüelles había fallecido en un accidente aéreo en 1944.

Si bien aquella primera ocasión el encuentro se realizó en medio del duelo y la tristeza por el funeral de las glorias del beisbol, al año siguiente y luego cada 6 de enero hasta la actualidad, la comunidad deportiva de Venezuela siguió reuniéndose en La Pastora, ahora para celebrar la grandeza de esta actividad, para bendecir los dones naturales y la fuerza de voluntad necesarios para dedicarse a ella, y para invocar la intercesión divina en los compromisos pendientes.

Desde 2003, la Misa del Deporte no se celebra exclusivamente en La Pastora, pues a partir de entonces fue descentralizada. Este año, las catedrales de Barquisimeto, Barcelona y Ciudad Bolívar, la Basílica de La Chiquinquirá en Maracaibo, la iglesia de San Simón en Maturín y al igual que ellos los templos principales de los 24 estados del país se llenarán de atletas y amantes del deporte para seguir la nueva tradición, la de la liturgia en cada rincón de Venezuela.

“La Misa del Deporte se ha convertido en el punto de partida del año deportivo en cada estado, un encuentro en el que se agradecen los logros obtenidos y se pide a Dios por los que vienen”, comentó el profesor Álvarez. “En cada catedral, en cada capital miles de deportistas depositan su fe en la liturgia, dando así inicio a la actividad deportiva nacional, unidos por la fe y la esperanza”.

Este año Venezuela tiene importantes compromisos en el ámbito olímpico, que comienzan con los Juegos Suramericanos de Playa de Rosario en marzo, incluyen los Juegos Panamericanos de Lima en julio y tendrán uno de sus puntos más importantes en nuestro país, cuando Vargas albergue los Juegos Bolivarianos de Playa.

Deja un comentario