COMITE OLIMPICO VENEZOLANO

Lucha femenina sumó tres platas y dos bronces

El equipo libre masculino buscará en el día final refrendar la actuación criolla de los gladiadores.

Cochabamba, Bolivia.- La lucha olímpica femenina perdió tres finales y rubricó par de bronces en la segunda jornada de éste deporte que baja el telón éste miércoles en Cochabamba, en la recta final de los Juegos Suramericanos 2018.

Hasta tres finales perdieron las gladiadoras criollas en la colchoneta del Coliseo “José Villazón”, quienes mostraron su tristeza pese a “dar lo mejor en la colchoneta”.

“Le pedimos disculpas a Venezuela, a todo el país”, señaló Betzabeth Arguello, quien luego de llevar un ritmo indetenible en los 53kg con victorias sobre todas sus rivales en el todos contra todos, no pudo repetir la dósis ganadora ante la ecuatoriana Laura Valverde, quien la descifró en los segundos finales del duelo por la medalla de oro.

“De verdad estamos muy tristes por no poder brindarle las medallas de oro a nuestro país, pero mantenemos el compromiso, las ganas y vamos a seguir luchando en los eventos que se vienen”, reiteró Betzabeth.

Nathaly Grimán se quedó con la medalla de plata en los 62kg tras caer ante la brasileña Lais Nunes de Oliveira, mientras que Betzabeth Sarcos batalló en los 57kg, pero fue superada por otra contrincante de Brasil, Giullia Rodríguez, quien la dejó con el bronce.

Por su parte, Soleymi Caraballo (68kg) sumó una de plata a merced de la peruana Yanet Sovero, al tiempo que María Acosta en los 76kg se quedó con la presea de bronce.

LIBRISTAS A DAR LA CARA

Pedro Mejías (57kg), Antony Montero (65kg), Kervin Olivares (74kg), Pedro Ceballos (86kg), José Díaz (97kg) y Luís Vívenes (125kg) subirán éste miércoles al colchón en el estilo libre masculino en busca de ampliar la cosecha de la lucha olímpica criolla, que después de dos jornadas totaliza diez medallas, una de oro a cargo de Luillys Pérez (87kg), seis platas y tres bronces que mantienen a los gladiadores en el cuarto peldaño de la tabla general.

Por: Andrés Henríquez

Deja un comentario