COMITE OLIMPICO VENEZOLANO

Guadalupe Aponte se colgó un bronce que pudo ser más

Las venezolanas Paola Pérez, Liliana Hernández y Guadalupe Aponte puntearon la mayor parte de la prueba de 10 km aguas abiertas, pero a la hora de la definición fueron las mexicanas las que tuvieron la última palabra, dejando el bronce como único botín disponible para las criollas.

Fue Aponte la única que logró subir al podio, luego de un sólido remate de las aztecas tras pasar la última boya e ingresar al corral de la llegada. María Mata y Martha Sandoval tocaron primero la plancha, mientras la venezolana lo hacía de tercera, con tiempo de 2:09:03.

“Fue una prueba muy cerrada, en la que cualquier cosa pudo haber pasado porque nunca se marcaron grandes diferencias”, comentó Aponte tras su esfuerzo en Puerto Velero.

“Se intentó hacer trabajo en conjunto, aprovechando que siempre estuvimos en el lote de adelante, sobre todo en la quinta vuelta, cuando mi compañera Paola Pérez tomó la punta, pero al final esta estrategia les funcionó mejor a ellas”, agregó la larense, quien prefirió ser identificada con su segundo nombre, y no con el de pila, Ruthsely.
“Tenía la esperanza de una medalla, pero repito el mismo cuarto lugar de (los pasados Juegos CAC) Veracruz”, lamentó Hernández. “Soy una nadadora que se desempeña mejor cuando hay oleaje, pero esta playa es estilo piscina”.

“Venía punteando en la última vuelta, pero entrando en la llegada se me cayó el chip (de cronometraje electrónico), y si llegaba sin él me descalificaban, así que me tuve que regresar a buscarlo”, relató Paola Pérez, quinta.

Deja un comentario