COMITE OLIMPICO VENEZOLANO

Balonmano femenino de playa: Cumple un sueño olímpico.

Con un espíritu jovial y apasionado las chicas del balonmano de playa dicen: “¡El ataque es esencial, la defensa primordial, con humildad y dedicación VENEZUELA CAMPEÓN!”, ya listas para representar el tricolor en la tercera edición de los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018.

Miraidy Suárez, Lilesky Reolón, Wisladys Medina, Milena Cordero, Yalexis Parra, Risandry Solar, Milangela Tovar, Iskari Águilar y Emelis Ojeda son las nueve féminas que forman parte del equipo criollo que tiene en la mira anotar la puntuación necesaria que las catapulte al podio olímpico. “Buenos Aires significa un objetivo alcanzado que nos trazamos desde el 2017. Estamos entusiasmadas, alegres y enfocadas. El camino apenas comienza, todavía tenemos mucho por dar cuando comience el torneo”. Expresó la lateral izquierdo Águilar.

A su vez, la portera Emilis comentó. “Tenemos las mejores expectativas. Sabemos que la competencia será fuerte. Pero, nosotras no hemos dejado de trabajar y nos sentimos al nivel de las contrincantes”.

El anhelo olímpico de las juveniles comenzó en el año 2017, cuando disputaron el Beach Handball World championships Mauritius. Culminaron en la décima plaza y se adjudicaron el boleto a la ciudad de Buenos Aires como el segundo equipo del continente. “Al concluir la participación en la República de Mauricios, ya sabíamos que habíamos clasificado a los Juegos Olímpicos. Celebramos, aúnque estábamos al tanto de que eso no aseguraba nuestra presencia”. Añadió la pivot Suárez.

La normativa que se establece en la cita universal de la juventud, indica que solo debe asistir un equipo de cada país por género en las disciplinas de conjunto. Venezuela clasifico al balonmano playa en femenino y masculino. Además, contaba con equipos femeninos en ruta de clasificación. Por lo tanto, las reinas de Mauricios aun debían esperar la confirmación de su representación en la justa elite.

Lilesky Reolón encargada de resguardar el lateral derecho explicó. “Tardaron dos meses en ratificar que iríamos a Buenos Aires. Fueron dos meses de angustia y ansiedad. Queríamos vivir los juegos olímpicos, habíamos conseguido la clasificación y sabíamos que teníamos la capacidad de representar a Venezuela. Nunca dejamos de entrenar y ahora estamos más listas que nunca para traer una medalla”.

“Los equipos con quien nos vamos a medir están fuertes. Pero, no hay equipo imposible de derribar. Mejoramos nuestras jugadas y tenemos todo tácticamente estudiado. Somos un equipo que se conoce y fortificamos nuestras debilidades”. Sentenció Reolón.

Deja un comentario